Aloe en la historia | AloeIslasCanarias.com

AloeIslasCanarias.com

El Aloe de Tenerife, el más Puro del Mundo

Aloe en la historia

aloe3 La palabra “Aloe” es la versión latina de la palabra araba alloeh, siria alwai o judía halal que significa “sustancia amarga brillante” y se refiere a la presencia de la savia que se encuentra en la pulpa, debajo la dura piel de sus hoja.

Las virtudes de esta planta han sido grabada por muchas grandes civilizaciones desde la de Persia y Egipto en Oriente Medio hasta la Griega e Italiana en Europa, la India, Africana… La planta es conocida en Asia y en el Pacifico y se encuentra en el folklore de Japoneses, Filipinos y Hawaianos.

El primer escrito sobre el valor medicinal de la Aloe se ha encontrado en los “Papiros Ebers” un documento que se remonta al 1500 a.C. En él se describen 12 formulas para mezclar la savia con otro ingredientes para la curación de diferentes trastornos.

Los antiguos egipcios consideraban la Aloe como la planta de la inmortalidad y la incluían a los regalos funerarios del faraón como símbolo de vida eterna. También se utilizaba en la embalsamación. La reina Nefertiti solía tomar baños de leche de cabras mezclada con pulpa de Aloe.

Para los griegos la planta simbolizaba la belleza, la paciencia, la buena suerte y la salud.

Cristóbal Colón hizo una observación referente a la salud de sus tripulantes: “cuatro son los alimentos que resultan indispensables para el bienestar del hombre: el trigo, la uva, la oliva y el aloe”.

Así mismo los romanos también la conocían y utilizaban su gel para las heridas.

Se dice que Cleopatra atribuía su belleza al uso del Aloe.